top of page

Nuestro sitio está en construcción; disculpas por las molestias.

Image by Jean-Philippe Delberghe

Salmo 82 - Toda Injusticia será Juzgada

Actualizado: 22 may

Descansa en Dios quien juzgará con justicia toda la tierra.



El Salmo 82 nos confronta con una realidad desgarradora: la injusticia en este mundo caído. A través de sus versos, nos recuerda que Dios es el juez supremo y que, al final, toda injusticia será juzgada. En un mundo donde los débiles son oprimidos, los huérfanos olvidados y los necesitados ignorados, este salmo nos ofrece esperanza y consuelo.


La Justicia de Dios (Salmo 82:1):

El Salmo comienza afirmando una verdad fundamental: Dios está presente en medio de la asamblea divina, juzgando con justicia a los jueces terrenales. Este versículo establece la base de todo el Salmo, recordándonos que Dios es el juez supremo y que su justicia es perfecta e inmutable.

Imaginemos por un momento un mundo donde Dios no fuera justo. Un mundo donde el bien y el mal se mezclan, donde no hay consecuencias para las malas acciones y donde los inocentes sufren sin esperanza de justicia. Sería un mundo caótico, sin esperanza ni consuelo.


El problema de la injusticia humana (Salmo 82:2-4):

El Salmo 82 reconoce la triste realidad de la injusticia humana, especialmente cuando los jueces, quienes deberían ser defensores de la justicia, se vuelven corruptos y favorecen a los impíos. El salmista cuestiona a estos jueces, preguntándoles: "¿Hasta cuándo juzgarán ustedes injustamente y favorecerán a los impíos?" (v.2).

Este llamado a la justicia es un recordatorio de nuestra responsabilidad como seres humanos de defender a los desprotegidos, a los débiles y a los oprimidos. No podemos permanecer indiferentes ante la injusticia que nos rodea. Debemos ser agentes de cambio, buscando siempre la justicia y la equidad.


La advertencia para los jueces injustos (Salmo 82:5-7):

El Salmo 82 no se limita a señalar el problema de la injusticia, sino que también ofrece una advertencia clara a los jueces corruptos: "Yo dije: 'Ustedes son dioses, y todos ustedes son hijos del Altísimo. Sin embargo, como hombres morirán, y caerán como cualquiera de los príncipes'" (v. 6-7).

A pesar de su posición de poder y autoridad, los jueces injustos no están exentos del juicio de Dios. Ellos también morirán y serán juzgados como cualquier otro ser humano. La justicia divina no hace acepción de personas.


La esperanza en el juicio final de Dios (Salmo 82:8):

Ante la realidad de la injusticia humana, el salmista clama a Dios: "¡Levántate, oh Dios, juzga la tierra, porque tú posees todas las naciones!" (v. 8). Este clamor es una expresión de esperanza en el juicio final de Dios, donde toda injusticia será rectificada y la justicia prevalecerá.

La esperanza en el juicio final de Dios nos permite vivir con confianza y seguridad, sabiendo que al final, todo será juzgado con justicia. Podemos descansar en la certeza de que Dios ve todo, conoce todo y juzgará a cada persona según sus obras.


La obra de Cristo y la justicia de Dios

El Salmo 82 nos invita a reflexionar sobre la justicia de Dios y cómo podemos encontrar esperanza en ella. Sin embargo, como seres humanos imperfectos, sabemos que no podemos alcanzar la justicia perfecta por nosotros mismos. Es aquí donde la obra de Cristo en la cruz se vuelve fundamental.

Jesús, al vivir una vida perfecta y morir en nuestro lugar, cargó con el castigo que merecíamos por nuestras injusticias. A través de su sacrificio, podemos recibir la justicia de Dios como un regalo gratuito. Al aceptar a Cristo en nuestro corazón, somos revestidos de su justicia, lo que nos permite presentarnos delante de Dios sin mancha ni culpa.


Enfrentando la injusticia en el mundo actual

El mensaje del Salmo 82 es tan relevante hoy como lo fue hace miles de años. La injusticia sigue presente en nuestro mundo, manifestándose de diversas formas.

Como cristianos, estamos llamados a no ser indiferentes ante la injusticia. Debemos ser luz en medio de la oscuridad, defendiendo a los oprimidos, buscando la justicia y la equidad, y compartiendo la esperanza del evangelio con aquellos que sufren.


Que este salmo nos inspire a:

  • Descansar en la justicia de Dios: En un mundo lleno de injusticias, podemos encontrar consuelo al saber que Dios es justo y que, al final, juzgará a todos con justicia.

  • Actuar en favor de los oprimidos: Como seguidores de Dios, somos llamados a ser instrumentos de su justicia en la tierra, defendiendo a los vulnerables y buscando maneras de aliviar su sufrimiento.

  • Confiar en la obra de Cristo: Nuestra esperanza en la justicia de Dios se basa en la obra de Cristo en la cruz. A través de la fe en Él, somos perdonados y recibimos su justicia, lo que nos permite enfrentar el futuro con confianza.


El Salmo 82 nos recuerda que la justicia de Dios es un fundamento firme sobre el cual podemos construir nuestras vidas. En un mundo lleno de oscuridad, este salmo nos ofrece una luz de esperanza, recordándonos que, al final, la justicia prevalecerá.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page